Planeta

Emisiones

Nuestro objetivo para lograr una reducción de un 20% en las emisiones de GEI para 2020 se fijó como una combinación de emisiones tanto de Alcance I como de Alcance II.

Los procesos de fabricación de International Paper generan y consumen grandes cantidades de energía, lo que da como resultado emisiones atmosféricas, entre ellas figuran los gases con efecto invernadero (GEI). Las mejoras en la eficiencia energética reducen la cantidad de energía que consumimos para elaborar nuestros productos, lo que da como resultado un menor consumo de los recursos y menos emisiones. Por lo tanto, nuestra estrategia para reducir las emisiones atmosféricas está relacionada con la forma en la que gestionamos la energía

From Manufacturing

Nuestro impacto sobre las emisiones de gases con efecto invernadero empieza en los bosques, mucho antes que nuestro proceso de producción. A medida que los árboles y los bosques crecen, absorben CO2 de la atmósfera y lo convierten en carbono orgánico, que se almacena en la biomasa de madera. Los árboles liberan el carbono almacenado al morir o descomponerse, o se queman para generar energía. Cuando la biomasa libera el carbono en forma de CO2, el ciclo del carbono se completa. Cuando se utiliza biomasa de madera procedente de bosques gestionados de forma sostenible para la generación de energía, las emisiones no tienen un efecto neto en la atmósfera y, por lo tanto, se denominan neutras en carbono. En 2014 International Paper emitió, aproximadamente, 32 millones de toneladas de CO2 procedentes de biomasa neutra en carbono, y nuestro uso de energía de biomasa evita las emisiones procedentes de fuentes con mayor contenido de carbono, como los combustibles fósiles. 

Además del uso de biomasa, también tenemos capacidad, a través de la generación interna de electricidad y vapor, de producir una parte importante de la electricidad que necesitamos. Compramos combustibles adicionales para satisfacer nuestras necesidades energéticas. Nuestras 41 fábricas consumen más del 95% de la energía total de International Paper y generan el 90% de nuestras emisiones de GEI procedentes de combustibles fósiles.

Nuestras emisiones de GEI se clasifican bien como de Alcance I, bien como de Alcance II. Las emisiones procedentes de los combustibles fósiles se consideran de Alcance I, mientras que las emisiones derivadas de la generación de electricidad comprada a proveedores externos se consideran de Alcance II. Nuestras emisiones de Alcance I también incluyen emisiones relativamente modestas y estables de vertederos que poseemos y gestionamos en nuestras fábricas de papel.


Nuestro objetivo para lograr una reducción de un 20 por ciento en las emisiones de GEI para 2020 se fijó como una combinación de emisiones tanto de Alcance I como de Alcance II. La generación interna de GEI ha venido mostrando una tendencia a la baja, aunque en 2015 experimentó un pequeño incremento de un 1,5 por ciento. Las emisiones de Alcance II disminuyeron casi un 15 por ciento en comparación con las de 2010, y un 4 por ciento interanual. La reducción total de las emisiones de Alcance I y II en comparación con las de referencia fue de un 16 por ciento en 2014. 


De la conversión

Una vez fabricados el papel o la pasta de celulosa, los vendemos a nuestros clientes o los convertimos en diferentes productos. Por ejemplo, vendemos bobinas de papel blanco a grandes imprentas, o el papel se corta en nuestras instalaciones o en las operaciones de conversión de nuestros clientes. El papel liner se puede convertir en las plantas de embalajes de International Paper para elaborar embalajes de transporte, o se puede vender a otros convertidores. International Paper cuenta con más de 200 centros de conversión.

Otras emisiones atmosféricas

Durante los últimos años, la sustitución de unos combustibles por otros, en particular la eliminación del carbón y el petróleo, ha dado como resultado reducciones importantes en nuestras otras emisiones atmosféricas; esto ha incluido reducciones del 31 por ciento en las emisiones de óxidos de azufre, del 14 por ciento en las emisiones de partículas en suspensión y del 15 por ciento en las de óxidos de nitrógeno, con una reducción total del 18 por ciento de los contaminantes utilizados como criterio en nuestro objetivo de emisiones atmosféricas.
 

Durante los últimos diez años en toda la empresa hemos logrado reducciones importantes en el consumo de energía, las emisiones de GEI, y otras emisiones atmosféricas. Seguimos evaluando y seleccionando proyectos de mejora en nuestras operaciones globales.