El planeta

Residuos sólidos

La gestión efectiva de los residuos es importante para lograr nuestros objetivos relacionados con la producción de categoría mundial y la  sustentabilidad.

En 2014 establecimos nuestro objetivo voluntario para la sostenibilidad de los residuos sólidos. También aprobamos un “Estándar de desempeño de gestión de residuos” global que define las prácticas globales aceptables en cuanto al manejo de residuos. Ya aprovechamos alrededor de la mitad de nuestros residuos de producción. El nuevo estándar aplica los principios de la Excelencia en la Producción para maximizar la eficiencia y minimizar los residuos, y está en línea con nuestro objetivo de  sustentabilidad para residuos sólidos que nos fijamos recientemente.

Una reducción de un 30% para el 2020 se considera un objetivo ambicioso porque los recursos necesarios para alcanzar el objetivo son limitados y porque, en muchos casos, el costo del aprovechamiento supera al de la descarga más económica en el vertedero del lugar.


La gestión efectiva de los residuos es importante para lograr nuestros objetivos relacionados con la producción de categoría mundial y la sustentabilidad.


El liderazgo es un elemento clave para alcanzar nuestro objetivo de gestión sin residuos. Algunas de nuestras principales plantas de conversión han alcanzado una producción casi sin residuos a vertederos. Dichas plantas subrayan la eficiencia y el reciclaje cuando sea posible para minimizar los residuos. A medida que las nuevas tecnologías para la separación de los componentes de los residuos se vuelven más rentables, se espera que la producción sin residuos a vertederos sea factible también en las fábricas de papel y  celulosa.

Las cifras relacionadas con los residuos sólidos en el 2014, en comparación con las de la línea de base  del 2010, reflejan una mejora en la eficiencia de nuestras operaciones, tanto en cuanto a los residuos generados (un 7% menos de residuos generados), como en cuanto a los residuos aprovechados (un 57%, en comparación con un 50% anteriormente). El indicador para nuestro objetivo revisado, del cual tenemos pensado hacer un seguimiento de ahora en adelante, es “reducción porcentual en los residuos de producción a vertederos por tonelada de producto de  celulosa y papel”. “Producto”, en este contexto, se refiere al producto apto para la venta.

En el 2010, las “toneladas de residuos de producción a vertederos por cada 1,000 toneladas de producto” fueron 66, y en el 2014 fueron 55, es decir, una reducción de un 17% y un avance hacia nuestro nuevo objetivo de reducción en un 30% para el 2020. Creemos que la aplicación en el terreno de materiales residuales de la producción de  celulosa y papel desempeñará un rol clave en la consecución de nuestro objetivo de reducción de residuos a vertederos para el 2020.